17 feb. 2014

El parto... (a propósito de los sucesos del 12 de febrero)


Hoy es 17 de febrero... y tenemos días intentando seguir los hechos que están ocurriendo en Venezuela...

Twitter, Facebook, NTN24 y varios streams se han convertido en los medios de rigor para enterarse de lo que está pasando, mientras los canales nacionales se hacen la vista gorda y continúan con su programación habitual, dando (si acaso) una versión prefabricada (por decirlo de alguna manera) de los hechos.

Mientras miles de estudiantes protestan en las calles, la vida, de cierta manera, continúa... En una normalidad que incluye colas en los supermercados para tratar de adquirir productos que escasean, inseguridad, fallas en los servicios básicos, una inflación atroz, y el venezolano en lo suyo: celebración del Día de los Enamorados, disfrute de la quincena, chistes en alusión a la realidad nacional, próximas vacaciones de carnaval y Semana Santa, etc.

Y es que resulta curioso como nuestra distorsionada "realidad nacional" continúa a pesar de todo, y el instinto de supervivencia (en Venezuela no se vive, se sobrevive) lleva a dejar pasar hechos trascendentales para el país. El venezolano se ha adaptado (para mal) a las circunstancias, y cosas que deberían importarle ya le dan lo mismo a muchos, quizás a la mayoría.

De qué pude ser testigo como usuaria de las redes sociales en estos días? Pues que igual se celebró el Día de los Enamorados, vi a gente con regalos en la calle, vi a personas quejarse por la falta de estos, vi a varias marcas y tiendas venezolanas seguir con su vida cibernética normal, realizando concursos y promocionando sus productos en las redes sociales. Y en la calle? Supermercados llenos, compras nerviosas, y de resto, todo normal, restaurantes llenos, tiendas abiertas... la vida, en cierto modo, continuando en medio del caos, en el interior del país, que es donde vivo.. Salvo las poquísimas zonas donde se han llevado a cabo las protestas (quizás dos en mi ciudad?), todo normal...

Todo esto me hizo pensar en la frase que dijo una vez Diego Arria: "Venezuela no saldrá adelante por partes, o sale unida o no saldrá". Lo cual yo identifico como un parto... un parto muy doloroso. Debe salir todo. No se puede pedir paz, hay que proceder. Y al final, el sufrimiento trae una recompensa. 

Entonces, se puede pensar que saldremos de esto de una vez? Podremos dar a luz a una Venezuela libre y democrática aunque hayan sectores a los cuales parecen no importarle la realidad nacional? Pasarán estas manifestaciones a mejor vida tal y como las de abril de 2002? Podremos los venezolanos pensantes llevar en nuestras espaldas a aquellos venezolanos que aún apoyan el chavismo (por convicción o por interés) y llevarlos hacia el camino correcto? Aún en contra de su voluntad? Seremos capaces de sobrevivir a la transición? Hay alguien que esté preparado para esta transición? 

Muchas interrogantes las cuales sólo el tiempo podrá darles respuesta.  

Hasta ahora sólo hay dolores de parto...

22 feb. 2013

Del nacionalismo absurdo y otros comportamientos del venezolano...



En estos 14 años de locura a los que ha estado sometido el venezolano, hemos podido ver cómo ha desarrollado ciertas conductas (la mayoría de ellas negativas), pero entendibles algunas como medio de supervivencia en un panorama tan absurdo como en el que nos encontramos viviendo. 

Haciendo un gran resumen, entre ellas podemos encontrar:

- Abstracción de la realidad: La realidad venezolana parece no afectarle, no se leen períodicos ni noticias, no se ve televisión nacional, no se habla de la situación del país, si puede hacerse se viaja y se desconecta aún más de la realidad. Se van de rumba de jueves a domingo con los panas y gozan un mundo! 

- Agresividad: Vivir en Venezuela no es fácil! Y tener que pasar día a día por situaciones como el colapso del transporte público, falta de agua, luz, alimentos básicos, todo sumado a la inseguridad, la inflación y la incertidumbre sobre la situación política hace mella en el caracter del venezolano. Además, la agresividad genera más agresividad, así que es altamente contagiosa. Los que amenazan a todo negocio con denunciarlos con el INDEPABIS si piensan que algo está muy caro o llegan al banco de una amenazando con irse al SUDEBAN porque no les pasó la tarjeta en X sitio. 

- Pesimismo: Son aquellos que siempre están hablando de todas las calamidades por la que atraviesa Venezuela. "No me alcanza el sueldo, todo está muy caro, viste la última de Chávez?, el otro día asaltaron a una compañera de trabajo, el otro día mataron al dueño del abasto de la esquina, cuándo saldremos de esto?" forman gran parte de la conversación de estos sujetos. 

- Comeflorismo: Son aquellos que están seguros de que pronto vamos a salir de esta, aseguran que Dios y la Virgen nunca abandonan a Venezuela, aquellos que siempre tienen mente positiva en que todo va a estar bien, los que creen que el Gobierno nunca podría ir más allá de lo que ha hecho... Los que creen que el Venezolano es un ser de paz, los que creen que las Fuerzas Armadas jamás le darán la espalda al pueblo, los que creen en Tibisay y toda la parafernalia del CNE, los soñadores, los románticos a la Henrique Capriles Radonski... En esta categoría podemos encontrar a muchos miembros de la oposición.

- Los nacionalistas: Es un comportamiento altamente absurdo, en el cual se cree que todo lo Hecho en Venezuela es mejor que cualquier otra cosa en el mundo. Son los que dicen "La Vinotinto va a ir al mundial! Y lo va a ganar!" sin tener un criterio furbolístico adecuado que evalúe la táctica de Césa Farías... los que dicen que "los músicos venezolanos son los mejores del mundo!" y no se dan cuenta que la crisis también ha afectado al sector y cada vez las producciones tienen menor presupuesto y suelen ser mediocres... los que dicen "las playas de Venezuela son las mejores del mundo!" y nunca han conocido otras playas o van con el equipo de sonido a todo volumen y dejan tirada basura... los que dicen "Venezuela es de lo mejor de Latinoamérica!" y no han ido últimamente a otros países de la región, todos los cuales ostentan menor inflación, mayor crecimiento económico, menores indices de inseguridad... los que juran que se están culturizando al ir a ver obras de teatro venezolanas, y en realidad se trata de los nefastos traumas sexuales de Mimí Lazo y Luis Fernandez, u obras tipo "No seré feliz pero tengo marido" "Relatos borrachos" y otras joyas por el estilo... O los que creen que porque leen los libros de Camila Canabal, Diosa Canales, Norkis Batista, etc son más cultos que los demás. Nunca olvidaré las declaraciones de Leopoldo lópez diciendo: "Venezuela es el mejor país del mundo!" Señores! Por favor! Más objetividad! Reconozcámos nuestros errores, aprendamos de los que saben, no seamos soberbios ni mediocres! Tomemos lo bueno (gracias Coca Cola) pero no nos engañemos más! Este es el mejor país del mundo? Como diría mi ídolo Mafalda: "Paren el mundo que me quiero bajar!"

Por supuesto estos no son los únicos comportamientos... Y a la final: Son únicamente resultado de estos 14 años de locura? O el venezolano siempre ha sido así? 

Más adelante seguiré comentando...

Foto: superfly.com.ve

13 jul. 2012

Cuando un venezolano emigra...


Irse a vivir a otro país es una experiencia que cambia la vida... Ya sea que te hayas ido temporalmente o para siempre.

Nunca he tenido que pasar por esa experiencia, o mejor dicho, nunca tuve que pasar por esa experiencia de forma consciente, ya que cuando me tocó hacerlo, era demasiado pequeña y no tenía ni idea de lo que pasaba. Tampoco existían las redes sociales, que hoy en día sirven para documentar todo lo que está sucediendo en la vida de las personas, para bien o para mal.

Y ese es el punto que toca esta entrada, comentar sobre la peculiar manera que tienen los venezolanos de documentar sus vivencias en otros países. Como siempre, algunos dirán que no son conductas exclusivas de los venezolanos, pero me baso en los casos que tengo en mi propio Facebook, y donde todos los sujetos en cuestión son venezolanos.

Ojo, no critico a nadie que se ha ido, ni a los que han decidido o se han visto forzados a irse, ni tampoco a los que han decidido quedarse. No tengo envidia, reconcomio, odio u otro sentimiento afín. Como diría mi señora madre: "Yo no critico, yo sólo describo lo que veo".

Aquí van algunos de las casos que podemos observar:

- Incontinencia fotográfica:

No tengo absolutamente nada en contra de las fotos! Es más, me encanta tomar y ver fotos! Sobre todo si son de calidad o tienen algo de artístico. Pero como diría cualquier doña: Todo en exceso es malo. Veamos el escenario: Publicar en una semana un álbum de 150 fotos de paseo por el parque con los hijos, al día siguiente, ida a comer helados y otro álbum de  85 fotos; siguiente día: paseo por ciudades vecinas, 500 fotos; puesta de sol en la nueva ciudad, 20 fotos; autofotos torcidas en lugares bonitos: un promedio de 5 diarias... Digamos que a la semana provoca darle al botón ocultar no? O soy yo sola?

- Desde ________ con amor:

Otro caso de los que he visto, son aquellas personas que quieren que las demás se enteren que ahora viven  en X ciudad, y comentan cualquier actualización de estado, cumpleaños o foto con una frase parecida a la del título. Veamos el escenario: "Feliz cumpleaños Gabrielita, saludos desde Weston!", "Que linda sales en esa foto Gabrielita! Saludos desde Weston!", "Tienes razón en lo que acabas de escribir Gabrielita, saludos desde Weston!", "Ojalá hubiera podido ir a la fiesta, pero bueno, estoy en Weston!". Esto es curioso sobre todo en los casos en que ya tienes conocimiento de sobra que la persona en cuestión está en ese determinado lugar, o si digamos que la persona lleva viviendo ya algún tiempo allí! Ya sé que vives en Weston! Por qué me lo repites cada vez que hablamos? Pero para algunos es una cuestión de "caché"... Desde Weston, con amor...

- La vida es bella!

Es emocionante compartir con amigos y familiares tus vivencias desde el lugar donde ahora vives... Quizás estás muy emocionado! Una nueva vida llama a tu puerta con infinitas posibilidades... Excelente! Pero de nuevo llega el exceso a arruinarlo todo. Veamos el escenario: "Que rico levantarse con friíto, amo este clima!", "Me encanta vivir en Bogotá! Hay tantas opciones para hacer los fines de semana! No tengo ni chance de aburrirme!", "Me encanta que en los supermercados se consiga de todo! Tengo 12 tipos de leche de donde elegir!", "Bogotá es hermosa en julio...", "Amo ir de shopping en Bogotá!", "Soy venezolana, pero llevó ya a Bogotá en mi corazón!", "Esta es una ciudad vibrante! Por qué habré tardado tanto en venirme?", etc, etc. Imagínense leer estas actualizaciones de estado en una semana... Esto es un caso claro de autoconvencimiento de la decisión tomada... Y cada quién reacciona de diversas maneras, pero leer cosas como estas fastidia!  Gracias Zuckerberg por el botón "Ocultar"!

- Campaña de odio

Estamos todos claros de que la situación en nuestro país es difícil (por decirlo de alguna manera), sin embargo existen las personas que deciden aplicar el autoconvencimiento de la decisión que tomaron (o piensan tomar) de manera opuesta al punto anterior, y comienza la campaña de odio. Veamos el escenario: "Odio este país! Se lo llevó quien lo trajo!", "Me voy! Que el último que se vaya apague la luz!", "Me alegro de no tener que preocuparme más por cosas como la inseguridad! Yo aquí estoy tranquilo!", "Caracas cada vez peor! Más asesinatos que en Siria! Menos mal que me fui", "Ni un huequito por aquí por Canadá, ojalá se pudiera decir lo mismo de las calles de Valencia!", "Abro el periódico y todas son buenas noticias, a diferencia de los periódicos venezolanos, con puros muertos". De acuerdo, estamos jodidos, pero tienes que restregárnoslo en la cara con tus actualizaciones de estado? No puedes respetar a los que seguimos aquí y tenemos que lidiar con cosas como esas todos los días de nuestra vida? "Ocultar"!

- Corazón valiente

Otro de los fenómenos que he observado en muchos de los venezolanos en el exterior, es el de la valentía en las diversas redes sociales, donde deciden ahora dar a conocer sus puntos de vista sin tapujos sobre el acontecer político nacional. Veamos el escenario: "@chavezcandanga, tu lo que estás es loco si crees que vas a ganar el 7O!", "Comandante @LucioQuincio, yo soy uno de sus más fieles centuriones, que vengan a meterme preso por seguirlo!", "Mira @izarradeverdad, tu lo que eres es un imbécil! Pronto te llegará tu hora!", "Nosotros los venezolanos no nos dejamos amedrentar! Y saldremos a defender los votos con uñas y dientes, leíste bien @TibisayLucena?", "@DiodadoCabello eres un sucioooo! Y me alegro que te hayas caído de ese camión!", etc, etc. Digamos que la persona en cuestión ahora se siente segura de expresar lo que piensa en las redes sociales y comienza con su campaña "desestabilizadora" por las redes sociales (Que útil! No?).

- Soy libre!

Uno de los aspectos de los que más disfruta el venezolanos al irse, es la seguridad... Esa tranquilidad de sentirse seguro a donde sea que vaya, y no tener que pensar en secuestros, robos, asesinatos, etc, lo hace sentirse libre! Libre también de colocar en las redes sociales su ubicación, donde sea que vaya... Veamos el escenario:  "Jaimito está en: Gimnasié La Fajaçon", "Jaimito está en: La Tour Eiffel", "Paseando en: Champs Elysees", "De compras en: Galeries Lafayette", "Comiendo en: Mc Donald's", "Comprando macarons en: Ladurée", "Comprando frutas en: Le Mercadé", etc, etc. Ok, estás en París, genial! Es un lugar más seguro, pero tenemos que leer todo lo que haces en el día? Todos los días?


- Mi aventura... es más bonita...

Cuando las personas se van, comienzan a disfrutar de actividades diferentes a las que solían hacer en Venezuela. Y ahora pueden ir a museos, conciertos increíbles, pueden conocer ciudades cercanas interesantes, comer platos diferentes, y demás planes divertidos. Excelente! Pero cuando te hacen saber que tus planes no son tan interesantes como los de ellos, es un poco molesto. Veamos el escenario: "Este fin de semana voy al concierto de Amigos Invisibles- Pues yo voy a ver a U2!", "Hoy voy al cine a ver la nueva de Spiderman! - Ya la vi, la estrenaron aquí hace 1 mes!", "Voy a Barquisimeto a ver a mi familia - Yo me voy a Roma este fin! Saludos a los chivos!". "Este fin de semana fui a una fiesta, pero me regresé temprano por como está la cosa - Yo este fin también estuve en una, y después de allí amanecimos en el lago super tranquilos!" A quién le importa las normas del buen hablante / buen oyente cuando se tienen planes tan interesantes qué contar? Aparte, dónde quedó la empatía? No?

19 dic. 2011

Cómo reconocer a un venezolano en el exterior...


En estos días tuve la dicha de salir del caos que nos rodea por unos pocos días... Pero los suficientes para perfeccionar un talento que reconozco tener: reconocer a los venezolanos en el exterior.

Más que físicamente, se trata de reconocerlos por su forma de actuar y por cómo lucen. Antes de que viera su pasaporte o los escuchara hablar, ya yo sabía que se trataba de venezolanos. ¿Cómo? Muy sencillo... Aquí van los tips:

1. La cartera Romero Britto...

Así es, el artista brasilero cuyas obras se han encargado de "putear" en suelo venezolano con carteras, monederos, franelas, paraguas, calcomanías, cuadros, adornos y pare usted de contar. A veces todos estos artículos son utilizados al mismo tiempo, claro está, los que se pueden llevar puestos. Muchas creen que Britto es la marca de la cartera, y ni se han enterado de la verdadera profesión del señor...

2. El anti-bacterial guindado en la cartera...

La gripe H1N1 además de dejar unas cuantas muertes, dejó en Venezuela esta peculiar moda... Y llevar guindado un gel anti-bacterial en la cartera es algo "IN". De verdad que si hay algo que nunca he comprendido es esta moda, más digna de alguien con transtorno obsesivo-compulsivo. Está bien llevar un gel anti-bacterial en la cartera, pero por qué tiene que ir GUINDADO AFUERA como pieza decorativa?

Nota: A veces los puntos 1 y 2 pueden ir juntos.

3. La camisa Columbia...

Las camisas Columbia con su horrenda capa en la parte de atrás... Ese nuevo "símbolo de status" entre los hombres venezolanos, que ya pueden ser adquiridas en cualquier buhonero, se han convertido en el uniforme de turno. Las camisas ideadas para proporcionar "frescura, comfort y funcionalidad para pescar" se han convertido en la "pinta" favorita del venezolano. Este punto podría complementarse con las marcas Hollister, Aeropostale, Tommy Hilfiger... Mientras más grande tenga el logo de la marca, mejor. Como me dijo alguien en una oportunidad: "De qué sirve tener una franela Benetton, si no dice Benetton".

4. No respetan el espacio personal...

Un ejemplo: si unos venezolanos llegan a una playa, esta podrá estar vacía, pero aún así van a sentarse al lado (muy cerca) del que ya se encuentre allí. Si están en un supermercado, colocarán sus artículos sin ningún espacio de separación con los tuyos en la banda a la hora de pagar, por lo que hay que estar pendiente de que la cajera no te los marque en tu cuenta. Si están en una cola, se colocarán tan cerca de tí que se tropezarán contigo constantemente.

5. Las fotos con poses sexies...

De esto me dí cuenta en una playa del exterior, mientras los extranjeros leían, dormían o simplemente contemplaban el paisaje, los venezolanos (más específicamente las mujeres) se tomaban fotos con poses sexies para las diversas redes sociales de las que forma parte. Me quedé asombrada sobre todo con una madre que le tomaba fotos a su hija (que no pasaba de los 15 años) con poses más dignas de la revista Playboy que de un álbum de fotos familiar...

6. El Blackberry...

La obsesión de los venezolanos por los teléfonos Blackberry, no es algo nuevo... Y a finales de 2011 siguen tan obsesionados como hace unos años. Algunos pocos han recapacitado y migraron a algún dispositivo Android o la muerte de Steve Jobs los conmovió y compraron un iPhone, sin embargo la mayoría sigue hipnotizada y perdiéndose momentos innolvidables de su viaje por culpa de su Blackberry.

7. No sigue órdenes...

¿Cómo reconocer a un venezolano en un avión? Porque entra al avión con una maleta más grande que la que cabe en el porta equipajes, casi al despegar el avión sigue chateando o hablando por el Blackberry (punto 6), la señal de abrocharse los cinturones está encendida y aún así se levanta a buscar algo del porta equipajes o a hablar con los de más atrás, la aeromoza le tiene que decir que cierre la mesita o que abra las ventanillas porque ya van a despegar/aterrizar, a pesar de haberlo repetido por micrófono... Y por supuesto algunos todavía aplauden cuando aterriza el avión...

8. El "güisky"...

Otra de las obsesiones del venezolano es el "güisky" o "güiskycito" (whiskey), por lo que los podrás reconocer porque se están llevando de la tienda duty free varias botellas... De esta manera sorprenderán a sus amistades y visitas ofreciéndole un trago de este licor, que es también un símbolo de status.

9. La tarjeta de crédito... ¿Pasó o no pasó?

Este es un punto que toca a casi todos por igual... Si ves a alguien "sufriendo" para pagar en la caja, sacando cuentas, con calculadora en mano, la tarjeta no pasa o pagan una compra con 2 o más tarjetas, lo más seguro es que sea venezolano. Y es que las restricciones impuestas por nuestro nefasto gobierno a través de CADIVI, hacen que uno tenga que hacer malabares con el presupuesto a la hora de viajar, sobre todo si es a los destinos más castigados como Colombia, Panamá e Islas del Caribe. Y más de uno se ha quedado con las compras frías por culpa de CADIVI o el mismo banco...

10. ¿Sobrepeso yo?

Esta vez no me refiero a la obsesión del venezolano por el peso, las dietas y verse bien, me refiero a la cantidad de equipaje que trae de vuelta cuando regresa a Venezuela. Y es curioso, ya en este punto las restricciones impuestas por CADIVI parecen desaparecer y uno puede observar como cada pasajero trae al menos 2 maletas grandes y cuando no televisores, consolas de juego, ropa y más ropa, cosméticos y un largo etcétera. Y es que uno de los pasatiempos favoritos por los venezolanos son las compras, no importa que pasen todo el año endeudados y comiendo pasta con diablitos, pero el televisor siempre tiene que ser el mejor, la "pinta" tiene que ser la más fashion, el celular tiene que ser el último que salió al mercado, así como también el iPod y la consola de juegos... Aparentar, aparentar y aparentar... (Otro de los pasatiempos favoritos del venezolano).

Foto: lacomunidad.elpais.com

18 dic. 2011

Christina Aguilera, Kelly Clarkson y la mujer venezolana...


El domingo 20 de noviembre se llevaron a cabo los American Music Awards 2011... Una premiación más, sin nada memorable que mencionar, donde entre otros subieron al escenario Kelly Clarkson y Christina Aguilera, quienes demostraron la calidad vocal que las caracteriza... Hasta ahora nada del otro mundo. Hasta que Twitter colapsó por los comentarios refiriéndose al peso de cada una de ellas...

Muchos de los comentarios provenían de Venezuela... De hombres y mujeres por igual! Y en realidad, era de esperarse. Y es que como comentaba esta mañana con una persona: ¿Qué puede esperar uno de un país cuyo más grande orgullo es ganar un concurso de belleza? Los comentarios más denigrantes, más feos y vulgares era precisamente de venezolanos horrorizados por los kilos de más de Kelly y Christina.

Estamos en un país donde la apariencia física importa más que cualquier otra cosa, donde la gente vive los concursos de belleza como si fuera lo más importante del mundo, y a la final lo son... Qué importa que este país se lo lleve quién lo trajo, si tenemos las mujeres más bellas del mundo? No! Del universo! Capaces de ganar concursos de belleza donde quiera que vayan! Capaces de demostrarle al mundo que las mujeres venezolanas y el petróleo son nuestros orgullos nacionales... Oh sí, qué orgullo!

Y es que hablando sinceramente, de verdad son las mujeres más bellas? Nadie ha leído los miles de dólares que esas bellísimas mujeres necesitan en cirugía plástica para participar en esos concursos? Cuál es en realidad su logro? Siempre necesitan un traductor porque son incapaces de hablar inglés, ni siquiera son las encargadas de escoger lo que se van a poner, alguien ha escuchado con detenimiento lo que contestan en la ronda de preguntas? Lograr matarse de hambre durante un año? Quizás eso cuenta como un "logro".

Y la verdad es que este tema se ha discutido hasta el hartazgo, que esta sociedad podrida le rinda culto a la belleza sin substancia no es nuevo, y cada vez se pondrá peor... Ya un regalo común de 15 años es una mamoplastia o una liposucción, niñas de 10 años no toman refresco por miedo a la celulitis (ni siquiera por el azúcar que pueda contener o los químicos, sino por la celulitis), niñas aún menores ya se cambian el color o se hacen algún tratamiento químico en el cabello... todo fomentado por madres y padres cuyo mayor orgullo es que su hija sea "bella".

Recuerdo que hace ya unos años, sufrí de una gastritis severa combinada con cálculos en la vesícula, lo que ocasionó que bajara de peso drásticamente, y nunca fuí más alabada por amigos y familiares! Todos me decían lo bien que me veía! Aunque estuviera demacrada, no pudiera retener la comida y mi estómago pareciera que le hubieran encerrado un gato loco adentro y estuviera lleno de arañazos nunca me ví "tan bien". "Me siento mal" decía yo, "Pero te ves espectacular! Qué importa!" "Ya quisiera que me diera lo que te dio a ti!" me contestaban... La gente llega hasta el punto de desear una vesícula con 33 piedras y un estómago cuasi destrozado con tal de lucir "bien"... ¿Curioso no?

La belleza en este país se resume solo a la belleza exterior, aunque carezcas de valores, educación, integridad, cultura general o talento, si eres eres bella lo más seguro es que triunfes... en cualquier aspecto de tu existencia. ¿Triste no?

En fin, mis pensamientos llueven sobre mojado, son más de lo mismo...

Venezuela y Doña Florinda...


Venezuela cada vez me recuerda más a Doña Florinda...

Sí, esa misma Doña Florinda, la soberbia habitante de la célebre vecindad del Chavo, una viuda venida a menos quien alguna vez estuvo casada con un importante marinero y que gracias a las vueltas que da la vida terminó viviendo en una pobre vecindad con su hijo Kico. Doña Florinda, se considera una señora de la más alta alcurnia, quien pretende estar lo más alejada posible del "ajetreo de la chusma", pero no se da cuenta de la triste realidad que la rodea, llena de pobreza, fealdad, dejadez y desazón... De la que ella misma es parte.

Igualmente es la realidad venezolana, un país que vive de glorias pasadas, cuya creencia es la de ser un país rico, porque tiene playas, selva, desierto, nieve, petróleo y mujeres bellas... "Que afortunados que somos!" Piensan muchos, quienes aprendieron a repetir como loros desde pequeños las "riquezas con las que contamos".

Hoy en día, el venezolano sigue fielmente convencido de que continúa siendo "lo mejor de Latinoamérica", y observa con desdén a los demás países, sin conocer realmente que dichos países poseen un índice de crecimiento sostenido, una baja tasa de inflación y de desempleo, una elevada inversión extranjera, cosas que realmente importan, y sin contar con las flamantes playas, selvas, desierto, nieve y petróleo... No saben que rico no es el que más tiene, sino el que sabe aprovechar lo que tiene...

El venezolano sigue (y seguirá) pecando de soberbio, y lo peor de todo: de egoísta, practicando la filosofía del primero yo, segundo yo y tercero yo, preocupado por qué es lo que va tomar esa noche, quién resultará electa Miss Venezuela, su BlackBerry, la ida a la playa, la rumba y demás temas de "vital importancia" para su existencia.

El letargo en el que ha caído el venezolano lo lleva a alegrarse por ejemplo por la aprobación de su cupo Cadivi, por habérsele asignado aunque sea $1500 de los $3000 que quiso comprar en bonos, por el decreto de nuevos e innecesarios feriados, por el aumento del salario mínimo, y una larga lista de "alegrías" atípicas para un país sano, próspero y productivo.

El venezolano seguirá siendo cómplice de la dictadura en que vive, seguirá cayendo en el juego de las "elecciones democráticas", de las conveniencias, mientras el país se dirige con paso fuerte y seguro al abismo...

¿Despertará algún día? Quien sabe... Ojalá no sea ya demasiado tarde.

Para los que le mentaron la madre a Hamilton...


Hace ya casi un año me mandaron el siguiente correo electrónico, y me pareció tan apropiado compartirlo en su oportunidad aquel día cuando gran parte de los venezolanos amanecieron odiando a Lewis Hamilton, por haber chocado a Pastor Maldonado... Aquí les va:

Todo el que se arrima al loco, le cae la pava ciriaca (ciriac turkey).

"Truenos y Centellas en un Cielo oscurecido es lo que irradia la tarde del sábado caraqueño del 19-05-2010 en que comienzo a escribir este Análisis. Me inspiró la lectura de la Columna de Wendell Robinson, en el Diario Detroit Free Press, sobre un grave mal que afecta al béisbol. Lo denominó “Ciriac Turkey”.

Refiere que, conversando con Scott Boras, agente de Maglio Ordóñez, éste le manifestó que, después de inenarrables auxilios con especialistas en ciencias ocultas y sobrenaturales, su cliente concluyó que la causa de su bajón fue su amistad con alguien a quien no se atrevió a identificar. Parece ser que el Grandeliga, no conforme con todo el dinero que gana en el norte, se dedicó con su familia a realizar negocitos gobiérneros que lo llevaron a proclamar “Urbi et Orbe” sí, soy Chavista, ¿Y Qué? El innombrable, lo abrazó y le deseó la mejor de las suertes. Comenzaron sus desgracias y casi pierde los 18 Millones de dólares.

Complementaré a Mr. Robinson con una relación de personajes que demuestran la maldición criolla.

Ozzie Guillén, desde que se autoproclamó Chavista, no vio luz hasta que se retractó y confesó su horror.

Johan Santana visitó el Palacio Presidencial y comenzó a perder lanzando bien hasta que, lesionado, ve peligrar su notable carrera.

Qué no decir de Sammy Sosa. Le regaló su Bate al tipo aquel y se apagó definitivamente. El Dominicano no deja de lamentar su desgracia cuando narra que se le partió el otro bate y vio el relleno de corcho. Afirma que ese señor tiene “Artes Haitianas” y que no quiere verlo nunca más. Sammy se arrepiente.. .

Los Navegantes del Magallanes nunca más se han Titulado Campeones desde que el personaje se proclamó fanático número uno del equipo. A la potranca escarlata de los filibusteros, un tal Álvarez, no se le ha visto más. Y se dice que el equipo no tiene vida este año a pesar de que el traicionero General Eructo se esfumó. Felicitación pavosa...

¿Y la selección que participó en el II Clásico Mundial de béisbol? Después de derrotar a Estados Unidos, Ciriaco los felicitó y le dijo al que era Primer Ministro Japonés, Taro Aso, en una visita oficial en Tokio: “Ganaremos el próximo Clásico Mundial de Béisbol”. ¿Quiénes sacaron a los Venezolanos de la competencia? Los Nipones. Pero la realidad es que el poder del mal se expande a otras disciplinas.

El peor equipo de la región de futbol se catapultó después del mensaje fraterno de Ciriaco anunciando la victoria Vinotinto. Inmediatamente, un empate y dos derrotas más. El que tenga dudas, que le pregunte a Farías. A los que apoya, se desgracian. Díganlo ahí los muchachos del baloncesto.

La tenista Milagros Sequera se lesionó y la sacaron de la cancha en silla de ruedas.

Bastó una referencia en el show de los domingos para que el boxeador Héctor Manzanilla cayera ante un boxeador de las islas Mauricio que tenía 27 derrotas en su haber."

Mi conclusión:

Hoy en día, después de todo lo que hemos vivido con "el innombrable" no entiendo cómo hay gente que se enorgullece de deportistas como Pastor Maldonado, tan sólo por el simple hecho de ser venezolano.

Alguien tan indolente con las desgracias ajenas, sí, porque alguien que todavía defiende al régimen pensando en su propio beneficio y a pesar de todas las desgracias que estamos viviendo millones de venezolanos es un indolente, un egoísta, y no merece que nadie lo esté apoyando.

Si yo hubiera estado compitiendo voy y lo choco también!