17 feb. 2014

El parto... (a propósito de los sucesos del 12 de febrero)


Hoy es 17 de febrero... y tenemos días intentando seguir los hechos que están ocurriendo en Venezuela...

Twitter, Facebook, NTN24 y varios streams se han convertido en los medios de rigor para enterarse de lo que está pasando, mientras los canales nacionales se hacen la vista gorda y continúan con su programación habitual, dando (si acaso) una versión prefabricada (por decirlo de alguna manera) de los hechos.

Mientras miles de estudiantes protestan en las calles, la vida, de cierta manera, continúa... En una normalidad que incluye colas en los supermercados para tratar de adquirir productos que escasean, inseguridad, fallas en los servicios básicos, una inflación atroz, y el venezolano en lo suyo: celebración del Día de los Enamorados, disfrute de la quincena, chistes en alusión a la realidad nacional, próximas vacaciones de carnaval y Semana Santa, etc.

Y es que resulta curioso como nuestra distorsionada "realidad nacional" continúa a pesar de todo, y el instinto de supervivencia (en Venezuela no se vive, se sobrevive) lleva a dejar pasar hechos trascendentales para el país. El venezolano se ha adaptado (para mal) a las circunstancias, y cosas que deberían importarle ya le dan lo mismo a muchos, quizás a la mayoría.

De qué pude ser testigo como usuaria de las redes sociales en estos días? Pues que igual se celebró el Día de los Enamorados, vi a gente con regalos en la calle, vi a personas quejarse por la falta de estos, vi a varias marcas y tiendas venezolanas seguir con su vida cibernética normal, realizando concursos y promocionando sus productos en las redes sociales. Y en la calle? Supermercados llenos, compras nerviosas, y de resto, todo normal, restaurantes llenos, tiendas abiertas... la vida, en cierto modo, continuando en medio del caos, en el interior del país, que es donde vivo.. Salvo las poquísimas zonas donde se han llevado a cabo las protestas (quizás dos en mi ciudad?), todo normal...

Todo esto me hizo pensar en la frase que dijo una vez Diego Arria: "Venezuela no saldrá adelante por partes, o sale unida o no saldrá". Lo cual yo identifico como un parto... un parto muy doloroso. Debe salir todo. No se puede pedir paz, hay que proceder. Y al final, el sufrimiento trae una recompensa. 

Entonces, se puede pensar que saldremos de esto de una vez? Podremos dar a luz a una Venezuela libre y democrática aunque hayan sectores a los cuales parecen no importarle la realidad nacional? Pasarán estas manifestaciones a mejor vida tal y como las de abril de 2002? Podremos los venezolanos pensantes llevar en nuestras espaldas a aquellos venezolanos que aún apoyan el chavismo (por convicción o por interés) y llevarlos hacia el camino correcto? Aún en contra de su voluntad? Seremos capaces de sobrevivir a la transición? Hay alguien que esté preparado para esta transición? 

Muchas interrogantes las cuales sólo el tiempo podrá darles respuesta.  

Hasta ahora sólo hay dolores de parto...

2 comentarios:

  1. Qué cierto y triste todo esto, pero siempre ha sido asi en todas partes, todo el tiempo. Nadie hace nada hasta que le afecta de alguna manera o está consciente de que le va a afectar. Por ahora hay que seguir con los dolores de parto y tratar de que la nueva Venezuela que está por nacer sea sana y fuerte ;-)

    ResponderEliminar