19 dic. 2011

Cómo reconocer a un venezolano en el exterior...


En estos días tuve la dicha de salir del caos que nos rodea por unos pocos días... Pero los suficientes para perfeccionar un talento que reconozco tener: reconocer a los venezolanos en el exterior.

Más que físicamente, se trata de reconocerlos por su forma de actuar y por cómo lucen. Antes de que viera su pasaporte o los escuchara hablar, ya yo sabía que se trataba de venezolanos. ¿Cómo? Muy sencillo... Aquí van los tips:

1. La cartera Romero Britto...

Así es, el artista brasilero cuyas obras se han encargado de "putear" en suelo venezolano con carteras, monederos, franelas, paraguas, calcomanías, cuadros, adornos y pare usted de contar. A veces todos estos artículos son utilizados al mismo tiempo, claro está, los que se pueden llevar puestos. Muchas creen que Britto es la marca de la cartera, y ni se han enterado de la verdadera profesión del señor...

2. El anti-bacterial guindado en la cartera...

La gripe H1N1 además de dejar unas cuantas muertes, dejó en Venezuela esta peculiar moda... Y llevar guindado un gel anti-bacterial en la cartera es algo "IN". De verdad que si hay algo que nunca he comprendido es esta moda, más digna de alguien con transtorno obsesivo-compulsivo. Está bien llevar un gel anti-bacterial en la cartera, pero por qué tiene que ir GUINDADO AFUERA como pieza decorativa?

Nota: A veces los puntos 1 y 2 pueden ir juntos.

3. La camisa Columbia...

Las camisas Columbia con su horrenda capa en la parte de atrás... Ese nuevo "símbolo de status" entre los hombres venezolanos, que ya pueden ser adquiridas en cualquier buhonero, se han convertido en el uniforme de turno. Las camisas ideadas para proporcionar "frescura, comfort y funcionalidad para pescar" se han convertido en la "pinta" favorita del venezolano. Este punto podría complementarse con las marcas Hollister, Aeropostale, Tommy Hilfiger... Mientras más grande tenga el logo de la marca, mejor. Como me dijo alguien en una oportunidad: "De qué sirve tener una franela Benetton, si no dice Benetton".

4. No respetan el espacio personal...

Un ejemplo: si unos venezolanos llegan a una playa, esta podrá estar vacía, pero aún así van a sentarse al lado (muy cerca) del que ya se encuentre allí. Si están en un supermercado, colocarán sus artículos sin ningún espacio de separación con los tuyos en la banda a la hora de pagar, por lo que hay que estar pendiente de que la cajera no te los marque en tu cuenta. Si están en una cola, se colocarán tan cerca de tí que se tropezarán contigo constantemente.

5. Las fotos con poses sexies...

De esto me dí cuenta en una playa del exterior, mientras los extranjeros leían, dormían o simplemente contemplaban el paisaje, los venezolanos (más específicamente las mujeres) se tomaban fotos con poses sexies para las diversas redes sociales de las que forma parte. Me quedé asombrada sobre todo con una madre que le tomaba fotos a su hija (que no pasaba de los 15 años) con poses más dignas de la revista Playboy que de un álbum de fotos familiar...

6. El Blackberry...

La obsesión de los venezolanos por los teléfonos Blackberry, no es algo nuevo... Y a finales de 2011 siguen tan obsesionados como hace unos años. Algunos pocos han recapacitado y migraron a algún dispositivo Android o la muerte de Steve Jobs los conmovió y compraron un iPhone, sin embargo la mayoría sigue hipnotizada y perdiéndose momentos innolvidables de su viaje por culpa de su Blackberry.

7. No sigue órdenes...

¿Cómo reconocer a un venezolano en un avión? Porque entra al avión con una maleta más grande que la que cabe en el porta equipajes, casi al despegar el avión sigue chateando o hablando por el Blackberry (punto 6), la señal de abrocharse los cinturones está encendida y aún así se levanta a buscar algo del porta equipajes o a hablar con los de más atrás, la aeromoza le tiene que decir que cierre la mesita o que abra las ventanillas porque ya van a despegar/aterrizar, a pesar de haberlo repetido por micrófono... Y por supuesto algunos todavía aplauden cuando aterriza el avión...

8. El "güisky"...

Otra de las obsesiones del venezolano es el "güisky" o "güiskycito" (whiskey), por lo que los podrás reconocer porque se están llevando de la tienda duty free varias botellas... De esta manera sorprenderán a sus amistades y visitas ofreciéndole un trago de este licor, que es también un símbolo de status.

9. La tarjeta de crédito... ¿Pasó o no pasó?

Este es un punto que toca a casi todos por igual... Si ves a alguien "sufriendo" para pagar en la caja, sacando cuentas, con calculadora en mano, la tarjeta no pasa o pagan una compra con 2 o más tarjetas, lo más seguro es que sea venezolano. Y es que las restricciones impuestas por nuestro nefasto gobierno a través de CADIVI, hacen que uno tenga que hacer malabares con el presupuesto a la hora de viajar, sobre todo si es a los destinos más castigados como Colombia, Panamá e Islas del Caribe. Y más de uno se ha quedado con las compras frías por culpa de CADIVI o el mismo banco...

10. ¿Sobrepeso yo?

Esta vez no me refiero a la obsesión del venezolano por el peso, las dietas y verse bien, me refiero a la cantidad de equipaje que trae de vuelta cuando regresa a Venezuela. Y es curioso, ya en este punto las restricciones impuestas por CADIVI parecen desaparecer y uno puede observar como cada pasajero trae al menos 2 maletas grandes y cuando no televisores, consolas de juego, ropa y más ropa, cosméticos y un largo etcétera. Y es que uno de los pasatiempos favoritos por los venezolanos son las compras, no importa que pasen todo el año endeudados y comiendo pasta con diablitos, pero el televisor siempre tiene que ser el mejor, la "pinta" tiene que ser la más fashion, el celular tiene que ser el último que salió al mercado, así como también el iPod y la consola de juegos... Aparentar, aparentar y aparentar... (Otro de los pasatiempos favoritos del venezolano).

Foto: lacomunidad.elpais.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario